Por:  Mónica Jiménez

El rediseño de tu logotipo es una de las mejores maneras de ‘reinventar’ una marca, pero ¿cuáles son los puntos que tenemos que tomar en cuenta?  En este artículo te doy 5 puntos para evaluar el rediseño de tu identidad visual.

El otro día estaba leyendo el libro “El psicoanalista”, en la obra se relata la historia de un doctor que es amenazado a través de una carta misteriosa, la cual le dice que se suicide o arruinará su vida totalmente y solo podrá salvarse si descubre al autor real de ese escrito. Al no poder descubrir a su verdugo el doctor decide «suicidarse socialmente» es decir dejar atrás todo lo que lo definía ante el mundo como su profesión, su casa, su auto, la ciudad donde vivía, sus relaciones y huir a otra ciudad en donde adopta un nuevo nombre, se vuelve conserje y vive de inquilino en una modesta casa, a partir de esta nueva identidad desea buscar con calma a la persona que lo está amenazando para ir en busca de él o ella para vengarse, pero con el pasar de los meses descubre algo inquietante de su nueva identidad ¡resulta que le gusta más que la anterior!, se siente más liberado, alegre y en paz que siendo la persona que era antes ¿te imaginas tener que renunciar a todo lo que nos define como personas?

Obviamente para una persona es imposible dejar atrás todo lo que la define y la hace ser, pero ¿qué pasa con la identidad de un negocio?, al fin y al cabo también son entidades vivas ¿cuándo es el momento adecuado para plantearse un rediseño de identidad? ¿a qué debemos prestar atención que pueda alertarnos a realizarla? Aquí te digo los puntos a tomar en cuenta:

1. Tiempo
En primer lugar tienes que analizar cuanto tiempo llevas usándola, no existe un criterio definido de cuanto debe durar un diseño, una marca diseñada profesionalmente con base en un brief que recoja toda la información que desea transmitir el negocio y realizada por un profesional con experiencia, puede utilizarse por un período de tiempo de alrededor de 10 años.

2. ¿Quién la diseño?
Aquí es importante saber quién realizó el diseño ¿fue una agencia especializada, un diseñador profesional, la imprenta de la esquina o tu cuate el que dibuja bonito?, porque si en su momento no contaste con el presupuesto para invertir en ella lamento decirte que lo más probable es que tu logotipo no funcione durante mucho tiempo. Pero si la diseño un profesional quizá solo sea necesario una adaptación simple y sutil para no correr el riesgo de perder el posicionamiento que ya has ganado en la mente del cliente, aquí te sugiero realizar un estudio de mercado para poder saber con certeza ¿qué no ha funcionado y por qué? ¿qué si ha estado bien?, para saber que es lo que debemos conservar ¿un color? ¿una textura? ¿la tipografía

3. Objetivos de la empresa
Será necesario analizar si la identidad sigue cumpliendo con los valores, misión y visión que te planteaste en un inicio, puede que estos hayan cambiado y necesiten una nueva identidad que lo refleje o puede que tu logotipo nunca haya conectado con el cliente realmente, también es posible que tu negocio haya crecido o haya diversificado la cantidad de productos o servicios que ofreces haciendo necesario un rediseño de identidad.

4. Aplicación
Tenemos que identificar que tan fácil de aplicar ha sido tu logotipo sobre distintos soportes o si resulta demasiado costosa a la hora de reproducir (muchos colores, colores especiales, acabados, papeles especiales) También es importante analizar si es fácilmente adaptable a la tecnología actual como celulares y tabletas, recuerda que las redes sociales nos proporcionan espacios fijos para colocar nuestro logotipo ¿nuestro logo se adapta o pierde legibilidad.

5. Tendencias de diseño
Observar que flota en el ambiente visual actualmente para poder definir si nuestro logotipo se ha quedado obsoleto y anticuado, habrá que revisar que ya se ha hecho, que es lo que está funcionando y si la tendencia tiende a evolucionar o solo es pasajera.

Las tendencias en diseño pueden hacer que algo que en su momento funciono, con el tiempo resultó impreciso y complicado. Una identidad no es una estructura rígida y definida, sino un proceso dinámico que debe evolucionar con el tiempo.

Rediseñar una marca no es tarea fácil e implica forzosamente asignar recursos económicos, pero a largo plazo suele ser la mejor inversión que puedes hacer para tu negocio, el rediseño de tu marca o logotipo quizá sea lo que necesita tu empresa para encontrar el rumbo y reinventarse tal como paso con el Psicoanalista de nuestra historia.

Si estás considerado que tal vez sea el momento de realizar un cambio en tu imagen corporativa o en la de alguna de tus marcas mi mejor consejo es que dejes esta responsabilidad en manos de profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *